Adolfo Dominguez Manchester - JUAN SALGADO / STUDIO
2214
page-template-default,page,page-id-2214,bridge-core-3.0.7,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,vertical_menu_enabled,qode-title-hidden,qode_grid_1300,side_area_uncovered_from_content,qode-content-sidebar-responsive,transparent_content,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-29.4,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.10.0,vc_responsive

El objetivo de este proyecto era dar presencia al diseñador de moda español Adolfo Domínguez en Manchester. Siendo su tercera tienda en Gran Bretaña y la primera fuera de Londres.
Adolfo Domínguez es una marca pequeña aquí, aunque es bien conocida en España y Salgado aprovechó la oportunidad para utilizar el logo con impacto óptimo transformándolo en un símbolo arquitectónico. La tienda es, en muchos sentidos, un testimonio del ingenio del arquitecto.

Salgado hizo que el espacio comercial existente, ubicado en la planta baja de un bloque de oficinas de los 1970, se activase a nivel urbano, utilizando la pequeña plaza en la parte trasera conectandola con la entrada en John Dalton St. Como extranjero, aprovechó la oportunidad para mirar la ciudad con nuevos ojos, optimizando la luz norteña de Manchester y las largas horas de oscuridad invernal en su diseño.

El objetivo de este proyecto era dar presencia al diseñador de moda español Adolfo Domínguez en Manchester. Siendo su tercera tienda en Gran Bretaña y la primera fuera de Londres.
Adolfo Domínguez es una marca pequeña aquí, aunque es bien conocida en España y Salgado aprovechó la oportunidad para utilizar el logo con impacto óptimo transformándolo en un símbolo arquitectónico. La tienda es, en muchos sentidos, un testimonio del ingenio del arquitecto.
Salgado hizo que el espacio comercial existente, ubicado en la planta baja de un bloque de oficinas de los 1970, se activase a nivel urbano, utilizando la pequeña plaza en la parte trasera conectandola con la entrada en John Dalton St. Como extranjero, aprovechó la oportunidad para mirar la ciudad con nuevos ojos, optimizando la luz norteña de Manchester y las largas horas de oscuridad invernal en su diseño.

Anteriormente una tienda de software con espacio comercial en la calle John Dalton y oficinas en la parte trasera, la tienda de Adolfo Domínguez fue diseñada unificando todo el espacio disponible. Esto tenía beneficios obvios para el espacio interior, pero también para el exterior. La fachada continua se extiende alrededor de la esquina del edificio. Se colocaron tres escaparates cerca de la entrada y un escaparate central en la fachada trasera. Esto dio mayor transparencia al monolítico volumen existente.
Sin embargo, fue el flujo frecuente de trabajadores de oficinas y los compradores de la plaza urbana en la parte trasera de la tienda como una vía peatonal lo que permitió a Salgado redistribuir el punto de enfoque de la tienda , generalmente reservado para el alzado frontal, a las fachadas laterales y trasera.

El volumen de la fachada posterior, se divide en tres secciones iguales, con un escaparate central. Los laterales tienen cajas de luz integradas en un fondo negro, iluminando los logotipos de Adolfo Domínguez.
Estos enfatizan el revestimiento de piedra monolítica y activan visualmente el recorrido urbano en los meses de invierno, cuando las personas cruzan la plaza en su camino hacia el trabajo en la oscuridad.

En el interior, dos elementos estructurales existentes se utiliza como división longitudinal del espacio en áreas de ropa masculina y femenina.. El primer elemento se utiliza para abrir la vista de la tienda y se extiende a lo largo de la rampa, que reemplaza algunos escalones prexistentes. Estos dos volúmenes se convierten así en una solución arquitectónica eficiente para facilitar la división entre las dos áreas del piso y para crear vitrinas expositoras.

Inaugurado en noviembre de 1998, la tienda Manchester Adolfo Domínguez se produjo en un período de diseño y construcción de cuatro meses. Esto le dejó al arquitecto muy poco tiempo para maniobrar, ya que tenía un contrato de construcción de 12 semanas. Salgado observa con ironía que la lentitud de la arquitectura y su construcción es contraria a la condición contemporánea del mundo de la moda.
Sin embargo, lo que es evidente es que Salgado fue capaz de establecer una imagen de marca extranjera a través de una serie de intervenciones arquitectónicas, que se basaron en gran medida en su contexto local.